¿Cuánto paga el seguro de discapacidad del Seguro Social?

Los estadounidenses que ya no pueden trabajar debido a una condición física o mental y que están tramitando un reclamo de beneficios del seguro de discapacidad del seguro social están comprensiblemente preocupados por la cantidad que recibirán si se aprueba. Desafortunadamente, la respuesta es: “depende”. Es decir, depende del historial laboral del reclamante y de la cantidad de impuestos FICA que se retienen de los salarios, así como de los impuestos de los trabajadores autónomos pagados sobre los ingresos de un negocio. FICA es la abreviatura de la Ley de Contribuciones al Seguro Federal, una legislación gubernamental aprobada en 1935 para financiar la Seguridad Social. Los beneficios por discapacidad se basan en los ingresos medios de toda la vida antes de la aparición de la discapacidad. Para determinar el beneficio del seguro de discapacidad de la Seguridad Social, la Administración de la Seguridad Social no contará, sin embargo, con ningún ingreso sobre el que no se hayan pagado impuestos FICA.  Quienes hayan obtenido un ingreso alto durante sus años de trabajo recibirán un beneficio mensual del seguro de discapacidad más alto que quienes tengan un empleo de bajo salario. En general, la mayoría de la gente recibe entre 700 y 1.700 dólares mensuales en beneficios de seguro de discapacidad del seguro social. El promedio estimado de la cantidad de beneficios del seguro de discapacidad del Seguro Social para un trabajador discapacitado en enero de 2019 es de $1,234 por mes, pero el beneficio podría ser tan alto como $2,788 por mes.

El impuesto FICA va a un fondo de la Seguridad Social para pagar los programas de la Seguridad Social. La fórmula de cálculo que la Administración de la Seguridad Social usa para determinar el monto del beneficio del seguro de discapacidad de un individuo es bastante compleja. La combinación de los salarios y los ingresos de los trabajadores por cuenta propia sobre los que se pagaron los impuestos FICA se llama “ingresos cubiertos”.  El promedio de los ingresos cubiertos durante un período de años se conoce como el promedio de los ingresos mensuales indexados (AIME).  Para determinar el monto de la prestación del seguro de invalidez de la seguridad social, se aplica una fórmula al AIME para calcular otra cifra denominada monto del seguro primario (PIA). El PIA es la cifra base que la Administración del Seguro Social utiliza para establecer el monto de la prestación por discapacidad del seguro social. La Administración del Seguro Social tiene una calculadora de beneficios en línea de la SSA que se encuentra en www.socialsecurity.gov/planners/benefitcalculators.htm donde es posible ingresar información de salarios y sueldos para determinar el monto de la prestación del seguro de discapacidad del seguro social. Las declaraciones anuales de los contribuyentes de la Seguridad Social también están disponibles en línea en www.ssa.gov/mystatement/.

Es importante tener en cuenta que la prestación del seguro de discapacidad de la seguridad social es una cantidad fija de dinero que aumenta anualmente sólo en función del Ajuste por Costo de Vida (COLA). La cantidad de la prestación no tiene relación con la extensión o el número de enfermedades. El beneficio es el mismo si el individuo tiene sólo una, o 20 deficiencias.

Disminución de los beneficios de discapacidad del Seguro Social debido a los beneficios de compensación laboral

La recepción de los beneficios de la póliza de seguro de discapacidad a largo plazo, o los beneficios de discapacidad de la Administración de Veteranos no reducirán el beneficio del seguro de discapacidad del seguro social. La prestación del seguro de discapacidad de la seguridad social no se reducirá por otros activos, inversiones o incluso por los ingresos obtenidos. Sin embargo, el hecho de ganar un salario o de trabajar por cuenta propia pondrá en peligro la condición de “discapacitado” de la Administración del Seguro Social; pero mientras el contribuyente siga siendo “discapacitado” por la Administración del Seguro Social, la prestación mensual del seguro de discapacidad no se reducirá.

Hay una única excepción a esta regla, a saber, que las prestaciones por invalidez de la seguridad social no se reducen con otros recibos o prestaciones. La recepción de las prestaciones de compensación del trabajador o de las prestaciones estatales de discapacidad temporal puede reducir la cantidad de la prestación del seguro de discapacidad. Sin embargo, esta compensación está dictada por la ley estatal (las prestaciones de compensación del trabajador son prestaciones estatales), por lo que debe consultarse a un abogado competente en materia de discapacidad en el estado del contribuyente. La mayoría de los estados -incluido Illinois- se denominan estados de “compensación estándar”. En estos estados la prestación del seguro de discapacidad del seguro social puede compensarse para garantizar que las prestaciones combinadas (discapacidad del seguro social y compensación del trabajador) no superen un tope establecido por la Administración del Seguro Social.

¿Cómo obtener los beneficios por incapacidad del Seguro Social?

El programa de seguro de discapacidad de la seguridad social federal se estableció para proteger a los trabajadores que ya no pueden trabajar y a sus dependientes. El programa proporciona un beneficio mensual para la persona discapacitada y sus dependientes, así como proporciona Medicare a la persona discapacitada después de 24 meses naturales de derecho a los pagos de discapacidad del seguro social. El programa de Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI) también está disponible para aquellos que no pueden trabajar – incluso si nunca han trabajado – con un modesto beneficio mensual ($783 para 2020) – y beneficios de seguro médico de Medicaid.

Si bien podría parecer apropiado que el aseguramiento de estos beneficios gubernamentales se diseñara para que fuera fácil para los discapacitados, el aseguramiento del seguro de discapacidad del seguro social  los beneficios de la SSI a menudo puede ser un desafío.  Aquí están los elementos esenciales para asegurar los beneficios de discapacidad del seguro social.

Presentar una solicitud de beneficios de discapacidad de la seguridad social con la administración de seguridad social

Si no puede trabajar debido a una condición mental o física, no espere que nadie del gobierno federal venga a su puerta con una solicitud de discapacidad del seguro social.  Pueden presentar la solicitud usted mismo o podemos presentar la solicitud de discapacidad si nos contrata para representarle.  Actualmente no es posible ahora presentar una solicitud de disabilidad en persona en la oficina de seguridad social, ya que toda la seguridad social está actualmente cerrada al público debido a la crisis de  COVID-19. Pero seguro social continue acceptar y  procesar caso de discapacidad. También puede presentar una solicitud de discapacidad en línea en https://www.ssa.gov/benefits/disability/ o por telefono a 1-800-772-1213.  la solicitud de discapacidad en línea está disponible en español, y si llama a la seguridad social podrá hablar con un representante de habla espanol.

Muchos posibles solicitantes de discapacidad se preocupan por presentar la solicitud de discapacidad “correcta”. Sin embargo, se dan cuenta de que no se espera que conozcan los detalles de la calificación del programa de discapacidad: el personal de la seguridad social está capacitado para tomar la solicitud de discapacidad adecuada.

Tener suficientes “Cuartos de Cobertura” para el Seguro de Discapacidad con Seguro Social

El seguro de discapacidad de la seguridad social (se llama SSDI) es un programa beneficios por trabajadores que no pueda trabajar que se paga a través de los impuestos de la FICA – no es  bienestar como Supplemental Security Income (SSI).  En general, la cobertura del seguro de discapacidad de la seguridad social requiere trabajar y pagar impuestos FICA durante al menos 5 de los 10 años anteriores a la discapacidad.  El SSI no tiene un requisito de “cuartos de cobertura” pero el beneficio mensual es pequeño y requiere una “necesidad” financiera.  Ver nuestro post sobre SSI y DIB para más información.  Los ingresos, los recursos o los ingresos del cónyuge reducen el beneficio mensual de discapacidad bajo el SSI, por lo que uno debe ser básicamente indigente para calificar para el beneficio completo del SSI.

Usted debe ser “discapacitado”

A riesgo de sonar como el “Capitán Obvio”, tanto SSDl como el SSI requieren que estés discapacitado e incapaz de trabajar. Pero como la mayoría de los asuntos con el gobierno federal, el término “discapacitado” está cuidadosamente definido, y no siempre es lo que uno podría asumir.
Muchos trabajadores asumen que están discapacitados a efectos de la seguridad social si no pueden seguir trabajando en lo que “fueron capacitados para hacer”. Esto es incorrecto.

Por ejemplo, un piloto de avión de 25 años con un problema de corazón que impide una licencia válida de la FAA obviamente no puede ser piloto. Pero si el tiene menos de 50 años, y puede trabajar en McDonalds tomando pedidos de comida, este piloto de avión altamente cualificado podría sorprenderse al saber que no está “discapacitado” según la Ley de Seguridad Social.

No debes estar trabajando

Participar en lo que la seguridad social llama “actividad lucrativa sustancial” es un obstáculo absoluto para las prestaciones por discapacidad. Aunque usted puede estar pensando que el “Capitán Obvio” ha golpeado de nuevo, es cierto que muchos con condiciones médicas muy graves siguen trabajando simplemente porque no tienen otra opción. Estas condiciones pueden ser tan serias que fácilmente calificarían para beneficios por incapacidad si no fuera por el trabajo; sin embargo, la actividad sustancialmente remunerada les impedirá obtener la incapacidad del seguro social.

Como ya se ha señalado, la Administración de la Seguridad Social define el trabajo como la realización de “una actividad sustancialmente lucrativa”. Muchos se sorprenden al saber que la “actividad lucrativa sustancial” puede ser un trabajo a tiempo parcial: no se puede asegurar que la seguridad social no llame a su trabajo “actividad lucrativa sustancial” sólo porque ya no sea a tiempo completo. La seguridad social supone que los ingresos mensuales por debajo de un determinado umbral monetario no se considerarán “actividad sustancialmente lucrativa”. Para 2020 ese umbral mensual es $1,260.

Por supuesto, el personal de la seguridad social a menudo aconseja a los solicitantes de discapacidad que “pueden ganar” hasta $1,260 por mes. Sin embargo, la mayoría de los abogados experimentados en materia de discapacidad de la seguridad social saben que cualquier actividad laboral, aunque no sea una “actividad lucrativa sustancial”, puede debilitar la solidez del caso de discapacidad de su cliente.

Debes estar incapacitado debido a una condición mental o física de buena fe

Su condición discapacitante debe ser una condición médica legítima diagnosticada por profesionales médicos y respaldada con pruebas médicas. Por ejemplo, es poco probable que una persona sin un diagnóstico médico obtenga beneficios por incapacidad. Del mismo modo, una persona que reclame la discapacidad debido a la artritis reumatoide y para la que los exámenes de diagnóstico y de laboratorio no apoyen este diagnóstico, probablemente se le negarán los beneficios por discapacidad.

Las pruebas médicas también deben respaldar la gravedad de la discapacidad alegada. Es mucho más probable que se apruebe una reclamación de discapacidad debido a una deficiencia de la espalda con múltiples niveles de estenosis “grave” en una radiografía que una reclamación con pruebas radiográficas de sólo una enfermedad degenerativa “leve” de la columna vertebral.

La discapacidad no puede deberse al abuso de sustancias

No puede recibir el seguro de discapacidad del seguro social o un ingreso de seguridad suplementario si está discapacitado debido al abuso de alcohol o drogas. La Administración del Seguro Social aplica una prueba sencilla para determinar si el abuso de sustancias es la causa de su discapacidad: si dejara de estar discapacitado si dejara de abusar del alcohol y las drogas, entonces no sería elegible para los beneficios de discapacidad del seguro social. Pero el alcohólico con cirrosis hepática probablemente sería elegible para los beneficios de discapacidad incluso si sigue bebiendo porque el daño hepático ya está hecho: dejar el alcohol no revertiría la cirrosis hepática.

Tratamiento médico prescrito

Como ya se ha indicado, para obtener los beneficios del seguro de discapacidad del seguro social se requiere estar asegurado, no poder realizar ningún trabajo y pagar más de 1120 dólares al mes, y una condición médica legítima diagnosticada.

Otra parte importante de la calificación para las prestaciones de discapacidad de la seguridad social es la atención médica continua para la condición de discapacidad. La falta de cooperación con el tratamiento médico, como la falta de atención médica o la no toma de los medicamentos prescritos, hace más difícil obtener la pensión de discapacidad de la seguridad social.

Si ha notado que necesita ayuda con su discapacidad, nuestra oficina puede ayudarle. No se preocupe de que hable español pero no inglés. El abogado Denman habla español. Ninguna pregunta es demasiado pequeña o insignificante.  Dudes en ponerte en contacto conmigo para evaluar tu caso sin costo alguno.

Llame 214-219-7288.

5 hechos y malentendidos comunes sobre el experto vocacional en una audiencia de Seguro Social por Incapacidad en Texas

5 hechos y malentendidos comunes sobre el experto vocacional en una audiencia de Seguro Social por Incapacidad en Texas

La audiencia del Juez de Derecho Administrativo (“Administrative Law Judge” en inglés y por sus siglas “ALJ”) puede ser un evento desconcertante y confuso para los reclamantes de seguro social por incapacidad en Texas. Pocos reclamantes por incapacidad han estado involucrados en un procedimiento legal como este. Frecuentemente, una fuente de confusión se enfoca en el Experto Vocacional (“Vocational Expert” en inglés y por sus siglas “VE”) – hoy en día casi siempre están presentes en las audiencias del seguro social por incapacidad de Dallas Fort Worth en Texas. El papel del VE es proporcionar al Juez de Derecho Administrativo un testimonio sobre el mercado laboral, la economía y el impacto que ciertas limitaciones e impedimentos pueden tener en la capacidad de trabajar. A continuación, están los 5 hechos y malentendidos comunes sobre el VE según lo que he visto en mi práctica de seguro social por incapacidad durante los últimos 25 años en Dallas, Texas.

1. El Experto Vocacional (VE) no está para ayudarle a encontrar un trabajo ni para proporcionarle consejos vocacionales.

Los solicitantes de seguro social por incapacidad que tengan una solicitud pendiente para una audiencia administrativa, eventualmente recibirán una carta por correo donde se establece la fecha, hora y lugar de la audiencia. El Aviso de Audiencia (Notice of Hearing en inglés) es un documento largo con mucho lenguaje estandarizado (no es sorprendente, después de todo, estamos tratando con el gobierno federal). Incluye un aviso sobre el VE y una copia de la carta enviada al VE pidiéndole que esté presente y que testifique en la audiencia. Muchos de los reclamantes, quizás la mayoría, están confundidos sobre el papel del VE, y muchos suponen que el VE tratará de encontrarles un trabajo o darles consejos sobre cómo conseguir uno. Para muchos, esa posibilidad puede ser desconcertante, ya que creen que no pueden trabajar y entonces sospechan que el gobierno quiere negar su reclamación, armados con el testimonio del VE sobre los trabajos que uno “debería” salir y solicitar.

El VE no tendrá ningún papel como consejero vocacional para el solicitante de beneficios por incapacidad. No le ayudará con sus habilidades laborales ni con la búsqueda de trabajo, en la mayoría de los casos no tendrá ninguna conversación o diálogo con el solicitante: sólo estará presente para proporcionarle pruebas al responder a las preguntas del juez.
/
2. El Experto Vocacional (VE) no decide si usted está incapacitado o no.

Otro miedo común que tienen los reclamantes por incapacidad al recibir el Aviso de Audiencia es que esa “persona vocacional” sea parte de la decisión sobre si el reclamante gana o pierde su caso. El experto vocacional no es el que decide – el Juez de Derecho Administrativo (ALJ) es la única persona que toma la decisión sobre si se le aprueba o no los beneficios del seguro social por incapacidad.

3. El Experto Vocacional (VE) clasificará trabajos anteriores según como se realizan generalmente en la economía nacional, esto puede ser diferente a las exigencias que usted enfrentaba en su trabajo anterior.

Una parte crucial del trabajo del Juez de Derecho Administrativo (ALJ) es evaluar con precisión las exigencias laborales del “trabajo relevante del pasado” (trabajo realizado por el reclamante en los últimos 15 años). Se puede negar a los reclamantes los beneficios del seguro social por incapacidad si se demuestra que pueden volver al trabajo relevante del pasado, ya sea como realmente se desempeña o como se desempeña generalmente en la economía nacional. El Diccionario de Cargos Profesionales (“Dictionary of Occupational Titles” en inglés y “DOT” por sus siglas) es una gran publicación gubernamental que describe trabajos específicos y sus requisitos funcionales. El VE da al ALJ su opinión sobre cómo se clasificaría en el DOT cada uno de los trabajos relevantes del reclamante en el pasado. Muchas veces, este testimonio puede resultar confuso para los reclamantes cuando los requisitos del trabajo anterior se realizaron de manera distinta a como se describe en el DOT.

4. El hecho de que el juez haga pocas preguntas o que no le pregunte nada al experto vocacional no significa que usted haya ganado o perdido.

Es muy confuso, lo sé. ¿Por qué el Juez de Derecho Administrativo (ALJ) le pidió al VE que viniera a la audiencia y no le hiciera ninguna pregunta? Muchos reclamantes suponen que si el juez no le hace muchas preguntas al VE, quizás ninguna, significa que el juez negará su caso. Otros concluyen que el silencio del juez debe ser una buena señal. Es un ejemplo de cuando es especialmente bueno tener un abogado local con experiencia con seguro social por incapacidad que conozca al juez del caso. En mi opinión, el hecho de que un juez no le haga preguntas al VE es normalmente una buena señal porque en general cuando un juez cree que el reclamante no está incapacitado se asegurará de que haya un registro de pruebas completo para respaldar la negación de los beneficios. El testimonio del VE formará parte de esas pruebas. Sin embargo, es posible que el silencio del ALJ no refleje la opinión de que el reclamante tiene derecho a beneficios por incapacidad. Recuerden que hasta el momento de la audiencia, la administración de seguridad social había negado al solicitante sus beneficios. El ALJ puede opinar que esa decisión fue correcta, en base a las pruebas, y que no fue necesario presentar más pruebas profesionales durante la audiencia.

5. El hecho de que el VE diga que “no hay trabajos” no significa que usted haya ganado.

El Juez de Derecho Administrativo (ALJ) generalmente le hará al VE una serie de preguntas hipotéticas sobre una persona ficticia y las probabilidades de que esa persona obtenga empleo. Lo extraño es que la edad, la formación profesional y la experiencia laboral pasada de esta persona hipotética coinciden con las características del reclamante (es un sistema muy raro). Actualmente, los jueces están capacitados para empezar esa serie de preguntas con los impedimentos funcionales menos restrictivos. Usualmente estas son las restricciones y limitaciones que el gobierno ha encontrado en el caso del reclamante durante la decisión inicial y/o reconsideración. Entonces, no será una sorpresa que el VE responda a la primera pregunta hipotética del juez, opinando que el reclamante podría volver a su trabajo anterior y podría hacer otros trabajos similares en la economía nacional. La última pregunta hipotética que el ALJ le hace al VE usualmente tiene que ver con las restricciones más extensas y severas que el juez supone que hará que VE testifique que “no hay trabajos” que una persona pueda hacer con esos problemas. Es muy satisfactorio escuchar al VE decir “no hay trabajos” pero no significa necesariamente que se haya logrado la victoria.

Las preguntas hipotéticas que el juez le hace al VE exponen el impacto laboral que tendrían las supuestas restricciones. El papel del juez es determinar si esas restricciones se relacionan de manera “razonable” con las pruebas médicas. Así que sólo porque el juez le pregunte al VE si hubiera trabajos para una persona que se esperaría que faltara al trabajo crónicamente debido a su condición médica durante 5 días al mes – resultando en el testimonio del VE “no hay trabajos” – no significa que el juez crea que la enfermedad del reclamante resultaría de manera razonable en tal ausentismo crónico.

Contratar a un abogado de seguro social por incapacidad experimentado y del área local asegurará que el reclamante entenderá la mayoría de lo que sucede en su audiencia, y qué tipo de papel juega el VE. Tal vez lo que es más importante es que un abogado de seguro social local y con experiencia le asegurará que usted sabrá que sus intereses están siendo protegidos: aunque no entienda del todo lo que sucede en la audiencia del Juez de Derecho Administrativo.

¿Quiere más información sobre este tema importante? Vea el video del Lic. Denman con todos los detalles sobre el tema.

Como Arruinar la Audiencia con el Juez  de Seguridad Social por Incapacidad:  Una Guía Práctica en Cinco Pasos

Como Arruinar la Audiencia con el Juez de Seguridad Social por Incapacidad: Una Guía Práctica en Cinco Pasos

Claro, como un abogado que se dedica a ayudar a personas con discapacidades para ganar beneficios de seguridad social, yo quiero que tengas exito en tu caso.  Yo sé que tu quieres ganar tu caso – no pierdes tu caso porque arruinaste tu audiencia con el juez. Entonces, el título de este video es tal vez una manera de llamar la atención – pero, para obtener una decisión favorable, es importante evitar errores sencillos pero graves. Vamos a discutir los cinco errores que podrían resultar en una decisión en tu contra. 

1. No tener una explicación clara y creíble de por qué no puedes hacer ningún trabajo

Los asuntos de salud son complicados. Los asuntos legales son complicados también.

Así que entiendo tu crees que probar que tu condición médica te impide trabajar en una audiencia ante un juez de derecho administrativo es complicado.  Pero no es la verdad.

Su incapacidad para trabajar se reducirá a unos pocos hechos simples.   

Un “discurso de ascensor” es un concepto del mundo de los negocios.  Un “discurso de ascensor” es una breve descripción de una idea, producto o empresa que explica el concepto de tal manera que cualquier persona puede entenderlo en un corto período de tiempo.  Tu necesitas un discurso de ascensor para tu caso de incapacidad: una explicación breve, concisa y convincente de por qué no puedes trabajar. 

Pero, quieres arruina tu juicio? Responda a la pregunta de por qué no puede trabajar de la siguiente manera:

  • Responder como un ciervo en las alturas como si nunca antes hubieras pensado en esa pregunta. 
  • Sacar a la luz hechos y problemas que no son relevantes para su capacidad para trabajar.
  • Tratar de jugar con la simpatía del juez.

Pero a menudo para el juez es una señal de que la persona no tiene el derecho a los beneficios por incapacidad.  No empieces mal en tu juicio por un discurso de ascensor débil.

2. Enfatizar los nombres de tus enfermedades sin considerar el impacto de ellas en tu habilidad de realizar actividades laborales 

Digo siempre a mis clientes: 
“No estás incapacitado porque tu tienes una enfermedad o condición particular; tú estás incapacitado por las dificultades que tienes con tu habilidad de realizar actividades laborales que resultan de tu condición médica”

Hay una pregunta sencilla en tu juicio “por qué no puedes trabajar?” Muchas personas dicen:

”Porque tengo fibromyalgia”
“Porque tengo diabetes”
“Porque tengo depresión”
“Porque tengo el trastorno por estrés postraumático”…..

El mero hecho de que le hayan diagnosticado enfermedades y afecciones específicas no es suficiente para obtener beneficios por discapacidad. Hay muchas personas que pueden trabajar a pesar del hecho de que se les han diagnosticado condiciones grave. Responder a esta importante pregunta de “por qué no puede trabajar” con la “etiqueta” de sus condiciones diagnosticadas no le da al juez la información que necesita para aprobar su caso.

Sin embargo, todos los jueces de derecho administrativo están acostumbrados a esta respuesta insuficiente, y rápidamente hacen un seguimiento con más preguntas sobre la verdadera base de su discapacidad. Aunque este error no es fatal para su caso, lo incluyo en esta lista de errores de la audiencia porque es más
perjudicia para tu caso de lo que piensas.

Los demandantes de incapacidad que de hecho todavía pueden trabajar, por lo general enfatizan demasiado tu condición diagnosticada para justificar tu reclamo. Cuando se enfrentan a un diagnóstico médico serio, muchas personas a las que no les gusta su trabajo de todos modos eligen los beneficios de discapacidad en lugar de regresar a un trabajo que odian. Otras personas que buscan beneficios por incapacidad están emocionalmente abrumadas por su diagnóstico y asumen que los beneficios por incapacidad son la respuesta.

Hace poco entrevisté a un cliente potencial que me dijo que estaba incapacitado porque tiene la “Enfermedad X”. Le pregunté sobre tus síntomas, tus limitaciones y cómo la “Enfermedad X” limitaba su funcionamiento. Continuó volviendo a tu etiqueta de “Enfermedad X” con afirmaciones como “bueno, la Enfermedad X te hace…” o “cuando tienes Enfermedad X te hace…”. Casi se sintió como si hubiera buscado “Enfermedad X” en Internet y memorizado los posibles síntomas que encontró en la lista de la Enfermedad X – sin importar si de hecho tenía esos síntomas.

Este tipo de énfasis continuo en el nombre de la condición diagnosticada hará que su juez sospeche que tu estás “escondido detrás” de la etiqueta de tu enfermedad y que de hecho no merece los beneficios de incapacidad. No es el lugar donde quieres estar.

3. Mentir y exagerar

Claro, una responsabilidad importante del Juez es evaluar la credibilidad de tu testimonio.  El Juez estará pensando: 

“puedo creer las declaraciones de esta persona que ella ya no puede trabajar?”  “

¿Es creíble lo que dice sobre su habilidad de realizar actividades laborales?” 

Antes de tu juicio el Juez habrá hecho una revisión completa de tu archivo de seguridad social. Entonces el Juez sabrá lo que tú has dicho a tus doctores y tu personal médico.  Este archivo incluye los formularios que tú has completado y tus registros médicos también. El Juez va a comparar tus declaraciones con todos tus registros médicos. El Juez va a leer tus antecedentes médicos para determinar si tus doctores piensan que tu eres honesto o creen tus presuntos síntomas.  

El objetivo del juez no es tratar de hacerte tropezar o encontrar cada pequeña discrepancia en lo que dices y has dicho.  

Más bien, el juez solo quiere sabe una cosa : ¿qué puedes hacer realmente?  

Entonces, ¿cómo afectaría el pensamiento del juez cualquier mentira o discrepancia de tu parte? 

Nuestro sentido común nos dice que depende de qué se trate realmente la mentira.  Las mentiras sobre tu salud y tu capacidad para realizar actividades relacionadas con el trabajo claramente son las más perjudiciales para tu caso.

Cualquier mentira, sin embargo, puede dañar tu credibilidad en los ojos del Juez.  El Juez pensará: “¿Sobre qué más está mintiendo?” En particular, el Juez considerará: “ ¿el está mintiendo sobre los hechos importantes – la verdadera extensión de su limitaciones con la habilidad de realizar actividades laborales?

  El problema es que las mentiras de cualquier tipo tienen un efecto corrosivo en la credibilidad de una persona. Esto se debe a lo que los psicólogos llaman “sesgo de negatividad”. Las cosas de naturaleza más negativa (mentiras, pensamientos desagradables, eventos dañinos / traumáticos) tienen un mayor efecto sobre el estado psicológico y los procesos que las cosas neutrales o positivas. En otras palabras, algo muy positivo generalmente tendrá menos impacto en el comportamiento y la cognición de una persona que algo igualmente emocional pero negativo.  Quizás una mejor manera de describirlo es la simple observación del filósofo alemán Freidrich Nietzsche:

"No estoy molesto porque me mentiste, estoy molesto porque de ahora en adelante no puedo creerte".

Ahora, este consejo no pretende asustarlo para que te obsesiones con todo lo que digas en la audiencia de ALJ.   Por ejemplo, si el registro médico dice que dejaste el hospital el martes y declara que dejaste el hospital el jueves, no te preocupes, el juez administrativo está comenzando a pensar que tu eres una persona deshonesta.  Usa tu sentido común. Y si tu dices una o dos pequeñas falsedades o “declaraciones erróneas”, dudo que esté arruinando su audición.

Pero si el ALJ está comenzando a notar un patrón de falsedades, incluso si esas falsedades no abordan específicamente tus habilidades para realizar actividades relacionadas con el trabajo, tu reclamo por discapacidad estás en peligro.

4. Lleva tu suposiciones erróneas a tu Juicio

Tu audiencia de juez de derecho administrativo es el evento más importante en tu caso de incapacidad.  Esta es la primera vez , y quizas la unica vez, que puedes hablar cara a cara con la persona que puede aprobar tu caso.   Tu has esperado por tu juicio mucho tiempo – tu oportunidad para explicar por qué merece beneficios por discapacidad.  

 Hay cosas que quieres el juez saber. Hay cosas que tu familia y amigos quieren le cuentes al juez.

 Pero confía en mí cuando te digo esto.   Con base en mis 25 años de experiencia, puedo garantizar que lo que tu piensas que es importante decirle al juez quizas no es importante al Juez;  de hecho, algunas de esas declaraciones podría ser perjudicial para tu caso.    

  • Intenta convencer al juez de que eres una buena persona

Muchas personas se avergüenzan de buscar beneficios por incapacidad, a pesar de que realmente están incapacitadas.  A menudo intentan convencer al juez de su virtud: que trabajan duro y que no son flojos. Estas son declaraciones de demandantes de incapacidad comunes:

  •  “mi vecino está recibiendo beneficios por incapacidad y estoy mucho peor que él”

  • “He trabajado toda mi vida y nunca he tomado folletos gubernamentales.”

  • “Si pudiera trabajar lo haría”

 El juez no se dará beneficios por incapacidad porque tu eres un buen persona.   Tu audiencia administrativa no se trata de si tu eres virtuoso, un trabajador bueno y no una persona perezoso.    Tiene un objetivo sencillo en su audiencia por incapacidad: responder a las preguntas y decirle al juez sobre tus limitaciones en el funcionamiento relacionado con el trabajo.

  •  Conteste todas las preguntas creyendo que una actitud positiva, un sentido de humor, la esperanza de un futuro mejor o la capacidad de hacer cualquier cosa será malo para tu caso de incapacidad.

 Una incapacidad mental o física que te impide trabajar es, por decirlo suavemente, una catástrofe.  Los solicitantes de incapacidad están desmoralizados, deprimidos, ansiosos y con frecuencia con dolor – pero rara vez son optimistas o positivos sobre la vida.  Los solicitantes de incapacidad a menudo piensan erróneamente que para calificar para los beneficios por incapacidad no solo necesitan ser inválidos, sino que también deben ser personas sin alegría, esperanza o humor.  

 De hecho, todo lo contrario es cierto.  El juez generalmente va a ver los solicitantes de incapacidad que están seguros de que nunca mejorarán o volverán a trabajar con cierta sospecha. Las afirmaciones de que los procedimientos médicos o los medicamentos no han sido de ninguna ayuda son difíciles de creer, porque la mayoría de los tratamientos médicos ayudan al menos a algunos.  El juez puede sospechar fácilmente que tales demandantes uniformemente negativos están exagerando o se identifican tan estrechamente con tu enfermedad que han pasado de ser una persona con incapacidad a una “persona discapacitada”. 

5.  Permita tu ansiedad controle cómo piensas y qué dices en tu audiencia

Serás ansiedad en tu audiencia. No estoy diciendo que estar ansioso arruinará tu juicio.   Si estás preparado, si anticipas la dirección en que tu ansiedad lo empujarás, vas a evitar errores de muerte de casos.  Aunque estes temblando como una hoja, podrias tener un buen exito a tu juicio.

   Aquí hay algunos errores críticos que los reclamantes de incapacidad a menudo cometen debido a la ansiedad:

  • Interrumpir cuando ellos están hablando-especialmente el Juez

Tu audiencia con el juez sobre seguridad social por incapacidad no es una conversación típica. Vas a testificar bajo juramento.  La oficina del Juez va a hacer una grabación de tu juicio. Si muchas personas están hablando al mismo tiempo, el testimonio sería difícil entender y tu testimonio en el registro de procedimientos legales no será claro. 

Lo más importante es que el juez probablemente tomará tus interrupciones como una señal de falta de respeto, aunque esta no sea su intención.

¿Que tipo de persona interrumpiría  un juez – la persona que va a decidir tu caso?  ¿“Yo no haría este error nunca” tu dices?

No estás tan seguro. Lo he visto.  He visto personas amables – no personas groseras – interrumpe el juez.  Entonces, por qué pasa esto?

Creo que algo más explica por qué los demandantes respetuosos y educados terminan interrumpiendo sus audiencias de discapacidad: ansiedad.

  A veces me imagino lo que más está pasando por las mentes de los clientes que interrumpen en su juicio:

 “Este es mi unica oportunidad a explicarle mis problemas y mi situación!  Yo debo dejarlo claro ahora”

“Qué tal si el juez no entiende mis enfermedades, mi caso, o las razones que yo necesito beneficios? Yo debo dejarlo claro ahora

“El Juez no tiene una expresión amistosa a mi en la cara – yo  debo ayudar al juez entender que yo tengo razón. Debo a explicar inmediatamente!”

Evitar este error, sin embargo, es fácil: nunca hables antes de que el juez haya terminando su pregunta.

  • sobreanálisis total durante su audiencia

Como he dicho, tu ansiedad no es el problema.  El problema surge cuando dejaste que tu ansiedad tuviera un reino libre en tu cabeza.  

Cuando testificas en tu audiencia por incapacidad, sabes que hay mucho en juego.  Es muy similar a un evento deportivo, dar un discurso o dar una actuación musical.  Un problema importante para atletas y músicos es “permanecer en el momento” para evitar pensamientos negativos o distractores.  Para una violinista principiante, por ejemplo, un problema importante puede ser evitar monitorear continuamente el desempeño durante el desempeño. La ansiosa violinista podría sentirse abrumada fácilmente por su evaluación continua de su desempeño:

“Oh no, ¿olvidé un pasaje?”

“Oh, jugué ese pasaje demasiado rapido. “

“Maldición, todavía no entendí glissando correcto.”

Es probable que este pensamiento tenga un impacto negativo en el rendimiento del violinista: ya no está “en el momento” porque está demasiado ocupada criticando su rendimiento.

Del mismo modo, muchos solicitantes de discapacidad se preocupan y obsesionan por el impacto de su testimonio y si “va bien”.  Los demandantes que hayan decidido que su audiencia no va bien (“¿acabo de obtener una mirada menos amigable del juez?”). Considerarán cómo pueden “cambiar las cosas”. 

Esto pensamiento puede llevar a exageración y al endoso mencionado anteriormente. Este tipo de pensamiento lo llevará fácilmente a lo que yo llamo pensamiento ‘orientado a resultados’. El pensamiento ‘orientado a resultados’ se enfoca en cada pregunta desde una sola perspectiva: ¿cómo afectará mi respuesta mis posibilidades de ganar mi discapacidad? Dar forma a sus respuestas con miras a cómo su respuesta podría o no ayudarlo a ganar discapacidad es una forma segura de invitar a la aprobación excesiva de limitaciones y síntomas que podrían no estar totalmente respaldados en el registro médico.

Evite el sobreanálisis y la respuesta a las preguntas orientadas a los resultados en tu audiencia: solo responda las preguntas de manera veraz y completa, y sea cierto el hecho de que está realmente discapacitado, y que el juez de derecho administrativo reconocerá ese hecho y emitirá una decisión totalmente favorable.