Claro, como un abogado que se dedica a ayudar a personas con discapacidades para ganar beneficios de seguridad social, yo quiero que tengas exito en tu caso.  Yo sé que tu quieres ganar tu caso – no pierdes tu caso porque arruinaste tu audiencia con el juez. Entonces, el título de este video es tal vez una manera de llamar la atención – pero, para obtener una decisión favorable, es importante evitar errores sencillos pero graves. Vamos a discutir los cinco errores que podrían resultar en una decisión en tu contra. 

1. No tener una explicación clara y creíble de por qué no puedes hacer ningún trabajo

Los asuntos de salud son complicados. Los asuntos legales son complicados también.

Así que entiendo tu crees que probar que tu condición médica te impide trabajar en una audiencia ante un juez de derecho administrativo es complicado.  Pero no es la verdad.

Su incapacidad para trabajar se reducirá a unos pocos hechos simples.   

Un “discurso de ascensor” es un concepto del mundo de los negocios.  Un “discurso de ascensor” es una breve descripción de una idea, producto o empresa que explica el concepto de tal manera que cualquier persona puede entenderlo en un corto período de tiempo.  Tu necesitas un discurso de ascensor para tu caso de incapacidad: una explicación breve, concisa y convincente de por qué no puedes trabajar. 

Pero, quieres arruina tu juicio? Responda a la pregunta de por qué no puede trabajar de la siguiente manera:

  • Responder como un ciervo en las alturas como si nunca antes hubieras pensado en esa pregunta. 
  • Sacar a la luz hechos y problemas que no son relevantes para su capacidad para trabajar.
  • Tratar de jugar con la simpatía del juez.

Pero a menudo para el juez es una señal de que la persona no tiene el derecho a los beneficios por incapacidad.  No empieces mal en tu juicio por un discurso de ascensor débil.

2. Enfatizar los nombres de tus enfermedades sin considerar el impacto de ellas en tu habilidad de realizar actividades laborales 

Digo siempre a mis clientes: 
“No estás incapacitado porque tu tienes una enfermedad o condición particular; tú estás incapacitado por las dificultades que tienes con tu habilidad de realizar actividades laborales que resultan de tu condición médica”

Hay una pregunta sencilla en tu juicio “por qué no puedes trabajar?” Muchas personas dicen:

”Porque tengo fibromyalgia”
“Porque tengo diabetes”
“Porque tengo depresión”
“Porque tengo el trastorno por estrés postraumático”…..

El mero hecho de que le hayan diagnosticado enfermedades y afecciones específicas no es suficiente para obtener beneficios por discapacidad. Hay muchas personas que pueden trabajar a pesar del hecho de que se les han diagnosticado condiciones grave. Responder a esta importante pregunta de “por qué no puede trabajar” con la “etiqueta” de sus condiciones diagnosticadas no le da al juez la información que necesita para aprobar su caso.

Sin embargo, todos los jueces de derecho administrativo están acostumbrados a esta respuesta insuficiente, y rápidamente hacen un seguimiento con más preguntas sobre la verdadera base de su discapacidad. Aunque este error no es fatal para su caso, lo incluyo en esta lista de errores de la audiencia porque es más
perjudicia para tu caso de lo que piensas.

Los demandantes de incapacidad que de hecho todavía pueden trabajar, por lo general enfatizan demasiado tu condición diagnosticada para justificar tu reclamo. Cuando se enfrentan a un diagnóstico médico serio, muchas personas a las que no les gusta su trabajo de todos modos eligen los beneficios de discapacidad en lugar de regresar a un trabajo que odian. Otras personas que buscan beneficios por incapacidad están emocionalmente abrumadas por su diagnóstico y asumen que los beneficios por incapacidad son la respuesta.

Hace poco entrevisté a un cliente potencial que me dijo que estaba incapacitado porque tiene la “Enfermedad X”. Le pregunté sobre tus síntomas, tus limitaciones y cómo la “Enfermedad X” limitaba su funcionamiento. Continuó volviendo a tu etiqueta de “Enfermedad X” con afirmaciones como “bueno, la Enfermedad X te hace…” o “cuando tienes Enfermedad X te hace…”. Casi se sintió como si hubiera buscado “Enfermedad X” en Internet y memorizado los posibles síntomas que encontró en la lista de la Enfermedad X – sin importar si de hecho tenía esos síntomas.

Este tipo de énfasis continuo en el nombre de la condición diagnosticada hará que su juez sospeche que tu estás “escondido detrás” de la etiqueta de tu enfermedad y que de hecho no merece los beneficios de incapacidad. No es el lugar donde quieres estar.

3. Mentir y exagerar

Claro, una responsabilidad importante del Juez es evaluar la credibilidad de tu testimonio.  El Juez estará pensando: 

“puedo creer las declaraciones de esta persona que ella ya no puede trabajar?”  “

¿Es creíble lo que dice sobre su habilidad de realizar actividades laborales?” 

Antes de tu juicio el Juez habrá hecho una revisión completa de tu archivo de seguridad social. Entonces el Juez sabrá lo que tú has dicho a tus doctores y tu personal médico.  Este archivo incluye los formularios que tú has completado y tus registros médicos también. El Juez va a comparar tus declaraciones con todos tus registros médicos. El Juez va a leer tus antecedentes médicos para determinar si tus doctores piensan que tu eres honesto o creen tus presuntos síntomas.  

El objetivo del juez no es tratar de hacerte tropezar o encontrar cada pequeña discrepancia en lo que dices y has dicho.  

Más bien, el juez solo quiere sabe una cosa : ¿qué puedes hacer realmente?  

Entonces, ¿cómo afectaría el pensamiento del juez cualquier mentira o discrepancia de tu parte? 

Nuestro sentido común nos dice que depende de qué se trate realmente la mentira.  Las mentiras sobre tu salud y tu capacidad para realizar actividades relacionadas con el trabajo claramente son las más perjudiciales para tu caso.

Cualquier mentira, sin embargo, puede dañar tu credibilidad en los ojos del Juez.  El Juez pensará: “¿Sobre qué más está mintiendo?” En particular, el Juez considerará: “ ¿el está mintiendo sobre los hechos importantes – la verdadera extensión de su limitaciones con la habilidad de realizar actividades laborales?

  El problema es que las mentiras de cualquier tipo tienen un efecto corrosivo en la credibilidad de una persona. Esto se debe a lo que los psicólogos llaman “sesgo de negatividad”. Las cosas de naturaleza más negativa (mentiras, pensamientos desagradables, eventos dañinos / traumáticos) tienen un mayor efecto sobre el estado psicológico y los procesos que las cosas neutrales o positivas. En otras palabras, algo muy positivo generalmente tendrá menos impacto en el comportamiento y la cognición de una persona que algo igualmente emocional pero negativo.  Quizás una mejor manera de describirlo es la simple observación del filósofo alemán Freidrich Nietzsche:

"No estoy molesto porque me mentiste, estoy molesto porque de ahora en adelante no puedo creerte".

Ahora, este consejo no pretende asustarlo para que te obsesiones con todo lo que digas en la audiencia de ALJ.   Por ejemplo, si el registro médico dice que dejaste el hospital el martes y declara que dejaste el hospital el jueves, no te preocupes, el juez administrativo está comenzando a pensar que tu eres una persona deshonesta.  Usa tu sentido común. Y si tu dices una o dos pequeñas falsedades o “declaraciones erróneas”, dudo que esté arruinando su audición.

Pero si el ALJ está comenzando a notar un patrón de falsedades, incluso si esas falsedades no abordan específicamente tus habilidades para realizar actividades relacionadas con el trabajo, tu reclamo por discapacidad estás en peligro.

4. Lleva tu suposiciones erróneas a tu Juicio

Tu audiencia de juez de derecho administrativo es el evento más importante en tu caso de incapacidad.  Esta es la primera vez , y quizas la unica vez, que puedes hablar cara a cara con la persona que puede aprobar tu caso.   Tu has esperado por tu juicio mucho tiempo – tu oportunidad para explicar por qué merece beneficios por discapacidad.  

 Hay cosas que quieres el juez saber. Hay cosas que tu familia y amigos quieren le cuentes al juez.

 Pero confía en mí cuando te digo esto.   Con base en mis 25 años de experiencia, puedo garantizar que lo que tu piensas que es importante decirle al juez quizas no es importante al Juez;  de hecho, algunas de esas declaraciones podría ser perjudicial para tu caso.    

  • Intenta convencer al juez de que eres una buena persona

Muchas personas se avergüenzan de buscar beneficios por incapacidad, a pesar de que realmente están incapacitadas.  A menudo intentan convencer al juez de su virtud: que trabajan duro y que no son flojos. Estas son declaraciones de demandantes de incapacidad comunes:

  •  “mi vecino está recibiendo beneficios por incapacidad y estoy mucho peor que él”

  • “He trabajado toda mi vida y nunca he tomado folletos gubernamentales.”

  • “Si pudiera trabajar lo haría”

 El juez no se dará beneficios por incapacidad porque tu eres un buen persona.   Tu audiencia administrativa no se trata de si tu eres virtuoso, un trabajador bueno y no una persona perezoso.    Tiene un objetivo sencillo en su audiencia por incapacidad: responder a las preguntas y decirle al juez sobre tus limitaciones en el funcionamiento relacionado con el trabajo.

  •  Conteste todas las preguntas creyendo que una actitud positiva, un sentido de humor, la esperanza de un futuro mejor o la capacidad de hacer cualquier cosa será malo para tu caso de incapacidad.

 Una incapacidad mental o física que te impide trabajar es, por decirlo suavemente, una catástrofe.  Los solicitantes de incapacidad están desmoralizados, deprimidos, ansiosos y con frecuencia con dolor – pero rara vez son optimistas o positivos sobre la vida.  Los solicitantes de incapacidad a menudo piensan erróneamente que para calificar para los beneficios por incapacidad no solo necesitan ser inválidos, sino que también deben ser personas sin alegría, esperanza o humor.  

 De hecho, todo lo contrario es cierto.  El juez generalmente va a ver los solicitantes de incapacidad que están seguros de que nunca mejorarán o volverán a trabajar con cierta sospecha. Las afirmaciones de que los procedimientos médicos o los medicamentos no han sido de ninguna ayuda son difíciles de creer, porque la mayoría de los tratamientos médicos ayudan al menos a algunos.  El juez puede sospechar fácilmente que tales demandantes uniformemente negativos están exagerando o se identifican tan estrechamente con tu enfermedad que han pasado de ser una persona con incapacidad a una “persona discapacitada”. 

5.  Permita tu ansiedad controle cómo piensas y qué dices en tu audiencia

Serás ansiedad en tu audiencia. No estoy diciendo que estar ansioso arruinará tu juicio.   Si estás preparado, si anticipas la dirección en que tu ansiedad lo empujarás, vas a evitar errores de muerte de casos.  Aunque estes temblando como una hoja, podrias tener un buen exito a tu juicio.

   Aquí hay algunos errores críticos que los reclamantes de incapacidad a menudo cometen debido a la ansiedad:

  • Interrumpir cuando ellos están hablando-especialmente el Juez

Tu audiencia con el juez sobre seguridad social por incapacidad no es una conversación típica. Vas a testificar bajo juramento.  La oficina del Juez va a hacer una grabación de tu juicio. Si muchas personas están hablando al mismo tiempo, el testimonio sería difícil entender y tu testimonio en el registro de procedimientos legales no será claro. 

Lo más importante es que el juez probablemente tomará tus interrupciones como una señal de falta de respeto, aunque esta no sea su intención.

¿Que tipo de persona interrumpiría  un juez – la persona que va a decidir tu caso?  ¿“Yo no haría este error nunca” tu dices?

No estás tan seguro. Lo he visto.  He visto personas amables – no personas groseras – interrumpe el juez.  Entonces, por qué pasa esto?

Creo que algo más explica por qué los demandantes respetuosos y educados terminan interrumpiendo sus audiencias de discapacidad: ansiedad.

  A veces me imagino lo que más está pasando por las mentes de los clientes que interrumpen en su juicio:

 “Este es mi unica oportunidad a explicarle mis problemas y mi situación!  Yo debo dejarlo claro ahora”

“Qué tal si el juez no entiende mis enfermedades, mi caso, o las razones que yo necesito beneficios? Yo debo dejarlo claro ahora

“El Juez no tiene una expresión amistosa a mi en la cara – yo  debo ayudar al juez entender que yo tengo razón. Debo a explicar inmediatamente!”

Evitar este error, sin embargo, es fácil: nunca hables antes de que el juez haya terminando su pregunta.

  • sobreanálisis total durante su audiencia

Como he dicho, tu ansiedad no es el problema.  El problema surge cuando dejaste que tu ansiedad tuviera un reino libre en tu cabeza.  

Cuando testificas en tu audiencia por incapacidad, sabes que hay mucho en juego.  Es muy similar a un evento deportivo, dar un discurso o dar una actuación musical.  Un problema importante para atletas y músicos es “permanecer en el momento” para evitar pensamientos negativos o distractores.  Para una violinista principiante, por ejemplo, un problema importante puede ser evitar monitorear continuamente el desempeño durante el desempeño. La ansiosa violinista podría sentirse abrumada fácilmente por su evaluación continua de su desempeño:

“Oh no, ¿olvidé un pasaje?”

“Oh, jugué ese pasaje demasiado rapido. “

“Maldición, todavía no entendí glissando correcto.”

Es probable que este pensamiento tenga un impacto negativo en el rendimiento del violinista: ya no está “en el momento” porque está demasiado ocupada criticando su rendimiento.

Del mismo modo, muchos solicitantes de discapacidad se preocupan y obsesionan por el impacto de su testimonio y si “va bien”.  Los demandantes que hayan decidido que su audiencia no va bien (“¿acabo de obtener una mirada menos amigable del juez?”). Considerarán cómo pueden “cambiar las cosas”. 

Esto pensamiento puede llevar a exageración y al endoso mencionado anteriormente. Este tipo de pensamiento lo llevará fácilmente a lo que yo llamo pensamiento ‘orientado a resultados’. El pensamiento ‘orientado a resultados’ se enfoca en cada pregunta desde una sola perspectiva: ¿cómo afectará mi respuesta mis posibilidades de ganar mi discapacidad? Dar forma a sus respuestas con miras a cómo su respuesta podría o no ayudarlo a ganar discapacidad es una forma segura de invitar a la aprobación excesiva de limitaciones y síntomas que podrían no estar totalmente respaldados en el registro médico.

Evite el sobreanálisis y la respuesta a las preguntas orientadas a los resultados en tu audiencia: solo responda las preguntas de manera veraz y completa, y sea cierto el hecho de que está realmente discapacitado, y que el juez de derecho administrativo reconocerá ese hecho y emitirá una decisión totalmente favorable.