Los síntomas y limitaciones causadas por sus condiciones diagnosticadas son la clave para ganar un caso de incapacidad.  Cuando los solicitantes de incapacidad esperan que y se preparan para la importante audiencia ante el juez administrativo, muchos asumen erróneamente que el mero hecho de que se les diagnostican enfermedades significativas es suficiente para ganar su caso.  Tengo más detalles sobre este peligroso error en otro video, pero hoy quiero centrarme en por qué los síntomas y las limitaciones  – no los nombres de sus condiciones – son tan importantes.

La mayoría de nosotros conocemos a alguien con una enfermedad grave pero sin embargo puede trabajar porque – tal vez debido a la buena atención médica – tiene síntomas relativamente leves o controlados. Sabemos que una enfermedad o impedimento puede variar entre leve y debilitante.

Cada uno de nosotros experimentamos de manera diferente una enfermedad y los síntomas de él.  Pero es importante que entienda: la administración de seguro social no va a compararlo con otras personas que siguen trabajando con la misma enfermedad que usted tiene.   En su audiencia el juez no le dirá: “bueno, yo tengo una amiga con Lupus y está trabajando, ¿por qué usted no puede?”

Al mismo tiempo, el juez no va a declarar que usted es incapacitado sólo porque usted dice que tiene síntomas debilitantes.  Más bien, el ALJ va a evaluar la credibilidad de sus síntomas utilizando un proceso de evaluación de dos pasos. 

Veamos esta importante manera de evaluar sus síntomas.

STEP 1:  Con su condición es razonable esperar que tenga estos síntomas?  

Esta idea de “razonable” es común en procesos legales.  Algo es razonable si es:

“justo, racional, apropiado, ordinario o habitual en las circunstancias”

Veamos un ejemplo que puede ayudarle a entender esta idea:

  • Alfredo se lesionó la espalda en el trabajo, y una resonancia magnética mostró numerosas anomalías en la columna vertebral, incluida la enfermedad de las articulaciones facetarias, y un disco abultado que afectaba a una raíz nerviosa de la columna.  Los síntomas de Alfredo – la capacidad limitada para estar de pie y caminar y levantar objetos, junto con el dolor que baja a las piernas – probablemente sería considerada por el juez como resultado razonable de su enfermedad discal diagnosticada.

Esta es otra forma de pensar en lo que significa esta idea.  Digamos que una persona con esclerosis múltiple se sienta con un nuevo médico.  Le cuenta sobre la enfermedad que le han diagnosticado y el hecho de que tiene problemas de coordinación y equilibrio. 

Problemas de coordinación y equilibrio son comunes por esclerosis múltiple. Si le preguntaras a un doctor “por qué tengo problemas de coordinación y equilibrio”, con toda probabilidad le diría “por la esclerosis múltiple”.  

El doctor ha determinado que es razonable esperar que su condición diagnosticada de esclerosis múltiple haya causado los síntomas que esta persona  tiene.   

En la mayoría de casos de seguro social por incapacidad, el juez va a encontrar es razonable esperar que tenga esos síntomas debido a su enfermedad. ¿Cuál es un ejemplo de un síntoma que el juez puede determinar que no es el resultado de su enfermedad?

  • ¿Y si Alfredo le dice al juez que no puede trabajar porque no se lleva bien con los demás? –  pero no tiene ninguna condición mental diagnosticada, de hecho, su única condición médica diagnosticada es la deficiencia de la espalda?  Con toda probabilidad, un juez administrativo no consideraría esta limitación – la incapacidad para trabajar con la gente – como un resultado que es razonable esperar de la condición diagnosticada de Alfredo.

STEP 2:  ¿Respaldan las pruebas médicas la duración, la intensidad y la extensión de sus síntomas?

A paso 2 el juez se pregunta: “Claro, esta persona alega síntomas y limitaciones que son muy extensos y debilitantes, pero ¿las pruebas, la evidencia médica, apoya estos síntomas?”

Cuando un ALJ revisa su caso en el paso 2, ella quiere ver pruebas médicas objetivas que corroboren el grado de síntomas relacionados con la discapacidad que usted alega.

Consideremos este ejemplo:

Juan tiene 55 años de edad y trabajaba como carpintero.  Juan había tomado insulina muchos años por su diabetes.  Él tiene neuropatía en las piernas.  Su neuropatía fue diagnosticada con un estudio de la conducción nerviosa (sigla en Inglés EMG).  Un EMG mide la rapidez y la calidad del recorrido de las señales eléctricas del cuerpo por los nervios.  El retraso o la lentitud de la conducción nerviosa pueden explicar que los músculos de una persona no respondan correctamente a las señales nerviosas.

El EMG de Juan indicó que la restricción de la conductividad nerviosa fue “profunda” y la neuropatía de Juan fue “severo”.   

Juan experimenta estos problemas en los piernas y pies:

  • Dolor y debilidad muscular cuando (se pone) (peso pone) en las piernas.
  • La falta de coordinación y la caídas periódicas

Así, como resultado de estos síntomas, Juan no puede estar de pie (en un momento dado)(a la vez)(en una época) más que veinte minutos y, en un día jornada total, no más que 3 horas. 

¿Cómo podría analizar el juez esta limitación?  

La inhabilidad de Juan estar de pie más de veinte minutos a la vez y 2-3 horas total en la jornada laboral es clave en el caso de Juan.  Un carpintero debe estar de pie en el día laboral más de 3 horas.

Bajo de paso uno, el juez va a se preguntará:  ¿Es la incapacidad de estar de pie durante más de 3 horas un resultado razonablemente esperado de la neuropatía de Juan?

Lo más probable es que el juez decida que “sí”: esta limitación es un resultado razonable de la neuropatía diagnosticada a Juan.    

Y bajo de paso dos, el alcance de esta limitación está sostenido con “pruebas médicas objetivas“ por que, como hemos dicho, el informe EMG indica neuropatía “grave” y la limitación de velocidad de conducción del nervio es “profundo”.

Como ya he dicho, con toda probabilidad un juez va a considerar que sus síntomas y limitaciones bajo paso 1 están relacionados de forma razonable con las condiciones diagnosticadas.

Pero si el juez rechaza sus síntomas y limitaciones,es más probable que lo haga en el paso 2. 

Regresamos a nuestro ejemplo anterior de Juan el carpintero – el que tiene diabetes  y neuropatía en las piernas. Pero, digamos que cambiamos un hecho importante.

¿Y si ese EMG sólo muestra – no una profunda alteración de la conducción nerviosa sino simplemente una leve alteración en la velocidad de conducción nerviosa en las piernas de Juan? 

Con esta modificación en el hallazgo del EMG, podemos imaginar a un juez negado el caso de Juan – que el Juez fallaría que el contención de Juan que él no puede estar de pie por un jornada laboral no se apoya en el hallazgo del EMG.

Esta idea – que un juez puede encontrar una razón para que un demandante con una determinada enfermedad tenga los síntomas que alega, pero luego decidir que los síntomas no son tan graves como se alega- es un poco difícil de entender.   

No ayuda que la jueza no te diga cara a cara lo que piensa.  Lo más probable es que no tenga ni idea, ni durante ni después de la audiencia, de cómo analiza el juez sus síntomas en este proceso de dos pasos.   Más bien recibirá una decisión por escrito, normalmente meses después de su audiencia.  Y si el juez considera que sus síntomas no superan la prueba aquí en el paso dos, puede esperar ver un lenguaje como el siguiente:

“Después de un cuidadoso examen de las pruebas, considero que se podría esperar razonablemente que los impedimentos médicamente determinables del reclamante causaran los síntomas alegados; sin embargo, las declaraciones del reclamante sobre la intensidad, la persistencia y los efectos limitantes de estos síntomas no son totalmente coherentes con las pruebas médicas y otras pruebas del expediente por las razones explicadas en esta decisión.”

¿Es de extrañar que los incapacitados se sientan confundidos por las decisiones de los ALJ?  

Déjame tratar de hacerlo más simple.

Si pudiera imaginar que, en lugar de enviar a Juan una decisión escrita con este lenguaje denso y confuso,  el juez habló con Juan cara a cara.  Me imagino al juez diciendo algo así:

“Si, yo creo Juan que tú síntomas son causados por diabetes y neuropatía, pero no creo que  tu no puedas estar de pie durante la mayor parte de la jornada laboral porque tu EMG indicó leve limitaciones de conducción nerviosa”. 

Entonces,  los síntomas y limitaciones causadas por sus condiciones diagnosticadas son la clave.  Pero, no todos sus limitaciones y síntomas son importantes para su caso de incapacidad.  Las limitaciones importantes son las que se relacionan con el trabajo.  Los síntomas importantes son los que perjudican su habilidad de hacer y mantener un trabajo.

Aún mejor dicho:  Los síntomas y limitaciones claves son los que no le permitan hacer  la

mayoría de los trabajos – incluyendo su trabajo anterior. 

Vamos a ver unos ejemplos:

  • Juanita es una joven oficial de la policía que participó en un tiroteo en el cual varias personas fueron asesinadas – incluyendo su buena amiga y compañera de trabajo.  Juanita sufre trastorno de estrés postraumático y ella tiene pánico cuando ella trata de disparar su pistola en el campo de tiro. Claro, este síntoma es importante, y puede prevenir su regreso a la policía, pero no le impediría realizar una amplia gama de otros trabajos, ya que disparar un arma no es un requisito típico de la mayoría de trabajos. 

   

  • El diabetes de Roberto ha dañado los ojos.  Roberto puede conducir durante el día pero no por la noche.  Este síntoma – la incapacidad de conducir de noche – no es especialmente útil en el caso de Roberto por incapacidad.  Sólo afectaría a su capacidad para hacer un trabajo donde necesitara conducir de noche – pero hay muchos empleos que no requieren eso, claro?

Entonces, sabemos que hay síntomas son claves para su caso – otros no son.

Pero cualquier síntoma – el hecho de que diga que tienes un síntoma o una limitación específica no significa que un juez vaya a aprobar su solicitud de incapacidad.

El juez analizará sus síntomas y limitaciones mediante un análisis con las siguientes dos preguntas.

 En resumen, la jueza se hará 2 preguntas sobre tus síntomas: 

  • Si “encajan” con tus condiciones diagnosticadas (si son algo que un médico no se sorprendería de que fueran resultado de tu condición) y
  • Si la severidad y extensión de tus síntomas y limitaciones “se ajustan” a las pruebas médicas.

Los abogados, me temo, somos buenos para complicar las cosas.  Espero haber hecho lo contrario, y le he ayudado a comprender la importancia de sus síntomas y limitaciones, y cómo los valorará en su audiencia con el juez. 

 

WP to LinkedIn Auto Publish Powered By : XYZScripts.com